Pescando en corrientes espumeantes I

  Hola amigos y seguidores de Cómo Pescar, hoy vamos a hablar sobre la pesca con cucharilla en arroyos torrentosos, o en ríos de mucha corriente, lugares muy a tener en cuenta a la hora de pescar.

   El día despuntaba de ensueño, maravilloso, un amanecer típico del mes de Mayo. Nos encontrábamos en la cordillera pirenáica a una altitud cercana a los 1000 ms, donde se encuentran ríos de ciclo nival y que normalmente sufren grandísimos estiajes, por eso sus poblaciones piscícolas van en relación al caudal habido durante el año anterior y nunca son muy abundantes. Como equipo de pesca llevábamos una caña de spinning de 1´80 mts, hilo de 0´18 mms y por último cucharillas del  número 2, amarillas y blancas. El carrete ligero, como siempre y muy rápido, ya que, los saltos de agua de éstos ríos, nos obligan a que así sea. En éstos cauces, los mayores ejemplares de nuestras amigas las truchas, dificilmente sobrepasan el medio kilo y lo habitúal es que su voracidad y su falta de alimentación las hagan entrar a comer como auténticos titanes..por eso recomendamos capar o quitar las muertes a nuestros anzuelos, ya que además muchas veces en éste tipo de ríos la densidad de truchas pequeñitas es grande, con lo que nos evitaremos matar más de una. Ésta densidad tan grande de pequeñas truchas, es debida tambien, a que normalmente en éstos arroyos de montaña, no hay otra especie piscícola, sólo las truchas habitan éstas frías y oxigenadas aguas. La alimentación disponible es muy limitada, sobretodo disponen de insectos acuáticos ( ninfas, gusanos de palo), insectos terrestres ( grillos, saltamontes, hormigas) y de los pequeños ejemplares de su especie, ya que como hemos dicho anteriormente, las truchas practican el canibalismo. Para pescar correctamente en éstos lugares no es necesario conocer el pesquero, seguiremos siempre unas pautas, que con el tiempo convertiremos en rutina: procuraremos no acercarnos demasiado y deberemos de ser más precisos que nunca en nuestros lances, cuanto menor caudal tenga el río más precisión deberemos tener. Además debemos de tener algo de idea acerca de dónde están situadas las truchas en sus posturas de caza, si no, no lograremos sacar ninguna. Los mometos en los que empiece la “actividad” o que las truchas comiencen a moverse, serán momentos cortos pero muy intensos. Miraremos bien cada lugar haciendo rodar la cucharilla correctamente y estaremos siempre con la máxima atención puesta en la posible picada, ya que de no ser así, será difícil engañarla. Si por algo se distingue la pesca en arroyos de montaña es por la claridad de las aguas y por lo tanto, por la posibilidad que tendremos de observar el ataque del pez, que sin duda, supone un valor añadido para éste tipo de pesca. Si además sabemos disfrutar del paisaje, de un buen almuerzo y de estar pescando en aguas limpias y libres, sin duda habremos acertado en elegir éste lugar como lugar de pesca, sin importarnos el número de capturas que hayamos tenido.

  Un saludo desde CómoPescar

Anuncios

Acerca de Cómo Pescar

Soy un amante de la naturaleza en todas sus versiones. Mis mejores ratos los paso pescando y cazando con un gran respeto por el medio.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s