Final del verano, inicio de los hongos

Como sabéis, cada época del año va ligada a acontecimientos naturales determinados; en éste caso, entramos de lleno en el tiempo de los hongos y setas. Son semanas, que anteceden, más o menos en 15 días a lo que será otra época muy marcada en el calendario y de sobra conocida y explicada: la migración de las aves o la pasa.

Si tuviéramos la suerte de que el tiempo se mantuviese templado y encima, lloviese, no nos cabe duda de que sería un año excepcional para los hongos. Pero resulta, que el tiempo en ésta época es muy cambiante y sólamente con la llegada de una noche de frío notable, nuestras esperanzas de llenar cestos quedaría truncada.

Recuerdo que a finales del verano de 2009, habiendo sido un año en cuanto a humendad y temperatura, muy parecido a éste, fuimos muchas personas las que nos enganchamos a ésta afición singular. Nos lanzamos a la aventura y despertamos una afición de la que recibimos muchas cosas buenas: paseos por el bosque, el disfrute de ver el cambio estacional en el paisaje y además y con suerte poder coger tres o cuatro “hondos beltzas” o “boletus aereus”.

El valor culinario de los ejemplares recolectados es alto, pero no será nada comparado al momento en el cual nos los encontremos en su estado natural. No existen reglas fijas acerca de dónde salen; hemos llegado a recoger ejemplares cercanos al kilo crecidos o nacidos de la pura roca. O bién nos hemos encontrado ejemplares nacidos en troncos, debajo de zarzas o incluso en terraplenes en laderas de los ríos. Ésta es una de las razones del porqué me resulta tan atractivo el ir a recogerlos., no es fácil, salvo cuando existe en el campo “un brote” considerable, suceso que acontece más o menos cada siete años.
También en éste brote influyen hechos diferentes que determinan su tamaño, peso, humedad, etc.. por ello tendremos en cuenta en muchas ocasiones las fases solares-lunares.

Os recomiendo que si os vais a acercar al bosque a por hongos, lo hagáis acompañados de un conocedor o conocedora de los hongos y de ésta afición. Además, resulta muy fácil perderse en el bosque en ésta época, ya que, el manto verde de los árboles nos impedirá ver puntos de referencia a distancia larga, lo que supondrá que nos fijemos en puntos de referencia inadecuados que hagan que después tengamos algún apurillo.. No será la primera vez que se nos eche la noche encima y que tengamos más dificultades de las previstas en encontrar el coche.

Os mantenré bién informados,
Mikel

Anuncios

Acerca de Cómo Pescar

Soy un amante de la naturaleza en todas sus versiones. Mis mejores ratos los paso pescando y cazando con un gran respeto por el medio.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s